miércoles, 3 de septiembre de 2008




















Lo pienso y me indigno…

Si mis palabras no punzan, no hieren

¿Por qué las tuyas queman, muerden?