lunes, 15 de marzo de 2010

Turó de l'Home


Muchas veces he dicho y muchas diré que la libertad no es más que un invento para no volverse loco, muchos no estaréis de acuerdo, pero dejádme que acabe.
La mayor de las limitaciones humanas reside, a mi forma de ver, en precisamente el echo de ser humano, es decir, no poder escapar de lo que nos diferencia y caracteriza, nuestra forma de pensar, nuestra forma de captar y percibir la realidad que nos rodea, la limitación de configurar una realidad única y personal. Estamos tan atados a nosotros mismos, mentalmente hablando, que no podemos ser libres.
A quien no se guste físicamente hablando lo arreglan quirurjicamente, no estamos atados a nosotros por la parte física, no del todo almenos...
Ni siquiera estoy seguro de estar explicando algo de manera clara, algo que se entienda y sobretodo que sea lo que quiero dar a entender...y cuando esto pasa, el único lugar que me puede alejar de estos pensamientos es la montaña, supongo que por la, aunque falsa, tan agradable sensación de libertad que otorga...