domingo, 15 de marzo de 2009

Cuando el camino se hace cuesta arriba.

























Es alucinante lo que se puede hacer con par de cristalitos...
El amigo Jordi, me dejó el Sigma 50mm 2,8 macro y estuve divirtiéndome un rato con el objetivo. Aquí está una de las primeras fotos que hago con un macro.
Ya me he enamorado, tengo clarisimo cual será el próximo componente de la familia. Bueno, quizás el 105 EX 2,8 macro, también de Sigma, por el tema de que no tendré que acercarme tanto a los bichillos.

Lástima que no controlase en el momento del disparo esa diagonal (la de la profundidad de campo), ahora pienso que debiera haberla hecho coincidir con la diagonal por la que sube la mariquita (coccinélido).

S5 Pro + 50mm 2.8 EX

6 visiones diferentes:

Carolina Martínez : dijo...

Muy bonito el macro, muy buena toma.

Saludos!

Mariluz dijo...

Yo la veo chulísima, el encuadre me gusta mucho. Y es verdad, en cuanto te salen un par de buenos macros, te enamoras de la técnica y ya no puedes dejarla.
Un saludo!

ercanito dijo...

Me parece muy simpática. Me encanta el encuadre. Buena foto.

MGA dijo...

Es una foto genial... a pesar de cambiar de modelo, sigues haciendo fotos buenisimas... (osea que no solo es cuestión de la modelo ;) ).
Enhorabuena...

José María Díaz dijo...

Eso es lo malo de que nos presten algo y nos guste, que al final lo queremos!!!. Preciosa macro, sinceramente tienes oportunidades en este campo, anímate y me enseñas un poco que ando pez!!

Martin Gallego dijo...

Jejejej, ten cuidado, el macro es adictivo....
Por cierto, Sigma tiene un 70mm que para el formato aps es ideal.....