miércoles, 21 de abril de 2010

Día 4 - Fisterra!

Esa mañana, después de haber acuñado definitivamente y haciendo honor a la noche anterior el apelativo común de “borrachos de Corcubión” y habiendo recargado las pilas con un más que completo desayuno, nos despedimos, no sin sentir pena por ello, de Paco, Pachi para los amigos.

Esa mañana a diferencia de otros días, salimos todos juntos, había sido tan agradable la sensación de la noche anterior que nos resistíamos a romperla ahora simplemente por llegar antes o después.

Paramos en la primera de las playas que por fin divisábamos para dejar constancia de que por allí pasamos todos.

Seguimos caminando y el paisaje seguía regalando vistas agradables y reconfortantes.

Después de un rato, llegó el segundo momento más emocionante del viaje en cuanto a sensación de peregrinaje…Llegamos a una playa enorme, blanca y con un cielo que auguraba un momento fantástico.

La playa de Llagostera.

Recogimos la concha de rigor como es tradición y seguimos con la sonrisa puesta durante todo el camino por la playa.

Después a Sonia se le ocurrió que podíamos todos compartir algo común y compramos una cuerda larga a base de plantas de río y con ella hicimos un pulsera para cada uno.

Esa tarde después de juguetear con un delfín en la costa y dejar todo en el albergue nos dirigimos hacia el ansiado faro de Finisterre donde disfrutamos de un tímido y nublado atardecer justo antes de quemar todos y cada uno de nosotros algo que nos acompañó en el camino pero cuya vida había acabado con él y después de venerar al famosos y deseado poste del Km 0.

2 visiones diferentes:

Ñoco Le Bolo dijo...


La Playa e Langosteira, en la etapa final del Camino de Santiago-Fisterra.
Permíteme un enlace, que lleva dos enlaces rojos:
http://cristalrasgado.blogspot.com/2010/05/373-finisterre.html

Saludos, caminante

CristalRasgado & LaMiradaAusente
________________________________

Antón de Muros dijo...

Dejo constancia de mi sana envidia al ver estas imágenes ;-)

Un abrazo.

Antón